Repelentes y fortificantes

Compra ahora en nuestro amplio catálogo de repelentes para marihuana a los mejores precios. Somos grow shop online con más de 20 años de experiencia. Entrega rápida y discreta.

8,70 €
Es un excelente fungicida 100% ecológico, es uno de los fungidias más eficaces en agricultura ecológica frente aMildiu, Phytopthora sp, Oidio, Moteado, Septoriosis, Roya, Botritis sp y Alternaria, incluso se le reconoce cierta acción insecticida contra pulgones y araña roja. Permitido su uso en agricultura ecológica: Incluido en la lista del Reglamento C.E. 1488/97, anexo II, parte B
15,00 €

Insektu es un 3 en 1. Actúa como repelente y preventivo, fitofortificante y nutriente. Un producto orgánico muy completo que no puede faltar en un cultivo profesional.

 

Los mejores repelentes para marihuana

El control de plagas de marihuana es algo que los cultivadores han tenido que lidiar durante siglos. Cuando se cultiva para obtener calidad, aroma y sabor, el cuidado natural de las plantas es la mejor opción. Hay 3 productos que no pueden faltar en ningún cultivo de exterior, ya que sin ellos será como dejar un caramelo en la puerta de un colegio. Aparte de los fertilizantes no nos podemos olvidar de:

  • Aceite de neem: El aceite de neem está hecho con semillas del árbol Azadirachta Indica, nativo del sur de Asia. El componente insecticida activo del neem es la azadiractina.

Lo mejor del neem es que es 100% natural y seguro. No es tóxico para personas ni animales. Si se usa correctamente, el aceite de neem no tiene efectos negativos sobre las plantas.

El aceite de neem es muy eficaz para combatir muchas de las plagas del cannabis. Funciona especialmente bien con insectos de cuerpo blando, como la araña roja, el pulgón y la mosca blanca. También es un fungicida muy eficaz contra los hongos y el moho. Para poder maximizar su efecto beneficioso, es necesario entender cómo funciona.

Si tienes conocimientos básicos de química, sabrás que los aceites no se disuelven en agua. Para rociar aceite de neem sobre las plantas, hay que descomponerlo para que se mezcle con el agua y forme una emulsión. Curiosamente, muchos proveedores comerciales de aceite de neem como insecticida, no mencionan esto.

Algunos cultivadores recomiendan añadir unas gotas de jabón líquido al agua antes de mezclarla con el aceite de neem. Podría funcionar, pero nosotros te recomendamos que uses un jabón insecticida ("jabón potásico") para preparar tu solución. Los jabones insecticidas no contienen ingredientes perjudiciales para las plantas.

El jabón insecticida no sólo ayuda a disolver el aceite de neem en agua, también tiene la enorme ventaja de ser un insecticida 100% natural que acaba con numerosas plagas por contacto, a diferencia del neem, que actúa más lento

  • Jabón potásico: Es un potente anti-plagas. Sus agentes limpiadores atacan los esqueletos de los ácaros rompiéndolos y también limpian las telarañas creadas las arañas rojas.

Se trata de un fertilizante natural que funciona con gran efectividad ya que sus componentes hacen que la cutícula que recubre a los insectos se ablande y entre en el interior de su organismo causándoles la muerte por asfixia.

Asimismo, podemos usar el jabón de potasa como elemento que facilite la absorción de la humedad (mojante). En un sustrato de tierra apelmazado y seco, mezclar el agua de riego con un poco de jabón facilita que los abonos se absorban con mucha mayor facilidad y sean más eficaces .

  • Bacillus thuringiensis: Es una bacteria «gram positiva» que la podemos usar (como alternativa biológica a los plaguicidas) en nuestros cultivos de marihuana, es respetuosa con el medio ambiente. Prácticamente no tiene plazo de seguridad ya que se puede aplicar, y a los pocos días se puede cosechar.

Para que el BT haga efecto en el insecto, gusano o larva que ataca a la planta, tienen que causar daño en ella. Para que las toxinas empiecen a actuar y cause la muerte del bicho en cuestión. Por eso es muy importante la «observación» y en cuanto detectemos la presencia de estos bichos Hay que actuar para que los daños que provoquen en la planta sean mínimos.

  • Piretrina: Las piretrinas actúan por contacto e ingestión provocando una grave alteración en el sistema nervioso del insecto y su posterior muerte. Junto con su biodegradabilidad el único problema que poseen es que no respetan la fauna útil; son muy poco tóxicos para el hombre, los animales, las aves o los peces, pero muy tóxicos para abejas y otros insectos beneficiosos.

Se puede sembrar entre el cannabis como repelente de plagas, espolvorear las flores trituradas por el suelo o, lo más fácil, disolver un extracto en agua y pulverizarlo sobre las plantas.

  • Abamectina: Cuando plantamos en interior y somos propensos a tener araña roja, lo mejor es tratar con Abamectina en la fase de crecimiento y recién entrada la floración, ya que es un insecticida químico y perdurará su olor en nuestras plantas una temporada, pero te olvidarás de la Araña o Ácaros durante toda la fase de la planta.

La técnica es sencilla, bastaría con mezclar el insecticida con agua a razón de lo que marca el fabricante para plantas hornamentales y pulverizar nuestras plantas cada ciertos días depende de la temperatura para atacar a las nuevas que nacen y las adultas que no mueran morirán de viejas, pero podemos hacer algo más efectivo para asegurarnos que mueren las máximas viejas.

Consiste en pulverizar previamente una hora antes que la Abamectina, Jabón Potásico. En sí el jabón sirve para limpiar nuestras plantas de hongos antes de aplicar un fungicida, o como mojante para que empape mejor lo que pulvericemos, haciendo que empape más la hoja y no patine el agua. Pero en el caso de las arañas sirve para algo más interesante, reblandece su exoesqueleto, osease reblandece la araña entera, haciendo más penetrable el insecticida aplicado una hora después y si no mueren por el insecticida, mueren de flojera.